Regadío… ¿otro tren perdido?

Hoy lo tengo fácil, no me hace falta buscar tema del que hablar… «está chupado»… La noticia es de estos días: «El campo berciano perderá 27 millones de subvención para la modernización del regadío del canal bajo».

Hace ya cuatro o cinco meses manifestaba yo que no entendía la postura de los regantes. Ciertamente no voy a entrar en quien tiene la culpa… bueno… sí, la culpa es de que en El Bierzo todo el mundo riega, riega como han hecho nuestros padres y abuelos hace 50 años… más o menos casi todos los regantes ahora mismo tienen cubiertas sus necesidades…

Es ahí en donde estriba una parte muy considerable del problema… ¿para qué necesitamos modernizar y actualizar nuestro sistema de regadío si ahora mismo estamos arreglados? «Nosotros siempre tuvimos agua y no nos va a faltar»… ¡que nadie nos venga con cuentos!… Pocos piensan en que estamos inmersos en un cambio total de nuestras estructuras. El que piense que lo tiene todo solucionado y arreglado de por vida es que no quiere ver lo que sucede a su alrededor… Empresas punteras de siempre que se tienen que «poner las pilas» o cerrar. Gente bien posicionada que pensaban vivir sin problemas siempre y… ya las están pasando putas… aquí hay que hacer un inciso, hay mucha gente desalmada que se ha llevado por el morro cantidades inmensas de dinero abusando de sus cargos y, por supuesto, riéndose de todo dios, para poder ellos seguir viviendo del cuento hasta el fin de los siglos… ¡No hay derecho! Tiene que haber (seguro que lo hay) un medio para que devuelvan ese dinero… aquí se pueden lucir la Justicia y los Jueces, aquí es donde se podrían lucir los políticos honrados de verdad, luchando con fuerza y tesón para erradicar esa sangría que sufrimos: es necesario e inexcusable esa voluntad política… lo demás son fuegos artificiales para escurrir el bulto… perdón… me encorajino con este tema… a lo que íbamos: el tema de la pérdida de esa inversión. También hay trabajadores que tenían un puesto que les daba para vivir holgadamente y tienen que adecuar su tren de vida a lo que hay ahora mismo… pensar otra cosa es vivir en las nubes…

Desde luego el aviso contundente que dio el otro día la empresa estatal que lleva el tema es consecuencia de la apatía y el poco interés demostrado por los verdaderamente beneficiarios, los regantes del canal bajo que llevan poniendo peros y trabas más de seis años, tensando la cuerda lo indecible, hasta que Acuanorte, viendo el poco tiempo que le quedaba para realizar la obra, hizo lo que era inevitable… avisar de que ya no había tiempo material para ejecutar la obra a finales del 2015, que era la fecha tope impuesta por Bruselas…

Este tema viene de muy atrás, no vale ahora rasgarse las vestiduras ni buscar chivos expiatorios. La culpa la tienen un sector de regantes que querían exprimir la vaca de una manera egoísta… y con poco sentido de futuro… esto no es una afirmación mía, así sin más… la baso en que el mismo tema de modernizar el regadío lo solucionaron los usuarios del canal alto hace más de dos años y medio teniendo las obras ya muy avanzadas.

Aunque la cosa está muy jodida (para que vamos a equivocarnos), es el momento de recapacitar todos: regantes, alcaldes de Ponferrada, Camponaraya y Carracedelo, políticos de todas las ideologías para unir fuerzas olvidándose todos, como digo, de rencillas y de políticas partidistas para tratar entre todos de encontrar una solución. Hay que demostrar que El Bierzo cuando quiere puede… olvidarse de pasar la patata caliente a otros, eso no conduce a nada…

Y… ¡Atención! El Bierzo necesita esa modernización como «agua de mayo». Que nadie se engañe. Es necesario un acto de conciencia en donde asumamos de una puñetera vez que para ser los mejores «hay que mojarse», estar «a las duras y a las maduras» y, sobre todo, pensar que tenemos siempre que poner de nuestra parte todo ese potencial que llevamos dentro como Bercianos. Quedarse y agazaparse a ver quién nos sacará del barro, conduce inexorablemente a una muerte anunciada… Y eso no es de recibo…