La nueva «mina» por la que tenemos que apostar…

Hace unos días un joven de El Bierzo manifestaba en nuestro Facebook el problema existente en la comarca con la modernización de infraestructuras del regadío. Cuando leí este comentario me dije: este será el tema del que hablaré este domingo y así lo hago.

Siempre que se habla de El Bierzo, se dice que es una maravilla, que tenemos una tierra fértil que produce de todo, peras, manzanas, pimientos, cerezas, castañas, viñedos… en fin, que es un vergel. Se presume de ello de forma automática y, sobre todo, quién más lo hace es el berciano que vive lejos, en cualquier ciudad de España…. Lo dicen porque están convencidos y así es en efecto… pero lo que pasa también es que ellos no viven el día a día… y no ven el deterioro tan brutal que   impera en nuestro campo, en nuestros montes… Yo afirmo, y lo digo con conocimiento de causa, que en nuestro Bierzo no se aprovecha ni el 20% de sus recursos naturales, de su capacidad productiva. Aquí se abandonó la tierra cegados por el dinero fácil de las minas y obnubilados por el espejismo de la especulación inmobiliaria. Nadie o muy poca gente se dio cuenta de la enorme riqueza que esta tierra atesoraba y nadie le dio importancia al agua que corría por sus canales a lo largo y ancho de toda la comarca que, por desgracia, un porcentaje muy alto de esa agua acaba otra vez en el rio ¿?¿? ¿Os dais cuenta de este despropósito? Pues así sucedió durante muchos años… ¡es increíble¡, le cuentas esto a un murciano o a un riojano y no para de hacerse cruces durante un año…

En el Bierzo, ahora “gracias” a la crisis en la que estamos inmersos, la gente vuelve a mirar al campo y a mirar a nuestra tierra como una de las soluciones al deterioro de la minería, de la construcción y de la industria. Yo desde hace muchos años decía que la tierra que te vio nacer, si la trabajas con ilusión, jamás, y digo jamás, te deja tirado. No te faltarán tomates, pimientos, lechugas, fréjoles… Muchos decían que eso no es riqueza, y yo les digo que si se trabaja con sentido y se aprovecha todo el potencial que tiene esta tierra privilegiada y el agua que circula por ella como debe hacerse… esa es la solución, ¡ojo! no una solución de ganancia y enriquecimiento especulativo, es una solución de vivir y disfrutar del resultado del esfuerzo y el trabajo del día a día. Cuando oigo que aquí no se puede vivir, no salgo de mi asombro… No se puede vivir si estás todo el día escojonado, sentado en el sofá o de “viga derecha”, como decía mi madre, criticando y quejándote de los recortes y de la poca ayuda que recibimos del papá estado, y mientras… las tierras que heredaste abandonadas…

¡Perdón! Me salí de lo que quería manifestar al principio… Desde hace tres o cuatro años los usuarios del canal alto del Bierzo llegaron a un acuerdo para modernizar y hacer más rentable el aprovechamiento del agua. Eso es mirar al futuro con alegría y con ilusión y sobre todo sin egoísmos particulares y partidistas, ¿qué cuesta dinero? Ya lo creo… pero no hay otra; o eso, o perder el tren del progreso en nuestros campos y el futuro de una economía que está ahí esperando. Lo que no se puede hacer ni consentir es que los usuarios del canal bajo dejen pasar el tiempo y no lleguen a un acuerdo para modernizar dicho canal y sus regadíos por diferencias que ni sé, ni quiero saber de qué vienen… Lo que sí sé es que si dejamos pasar esta ocasión de oro para aprovechar los muchos millones de subvención que les dan de Europa, se jodió el invento… y después no vale lamentarse… El Bierzo tiene agua en abundancia sí, pero como todo, hay que racionalizarla para que sea el motor de ese despegue que ahora mismo tanto necesitamos… ¡ojo! No enumero culpables… pero creo que no es de recibo dejar perder ese tren que está pasando por delante de nosotros, eso sí será una desgracia… Ahora es la ocasión de ser valientes, dejarnos de egoísmos y tirar para adelante. Hay momentos como este, en que las miras tienen que ir más allá del presente inmediato, dejándose de exigir condiciones que puede que sean razonables, no lo pongo en duda, pero… lo primero es lo primero… No podemos olvidarnos que las condiciones del Bierzo para la agricultura las hay en muy pocos sitios en España y si además tenemos agua sabiamente aprovechada… ni te cuento…  Ese y sólo ese es el futuro digno y real de nuestra comarca, esa, es la nueva “mina” que tenemos que cultivar y mimar, y que contribuirá a generar riqueza también en otros sectores…

El Bierzo necesita inexcusablemente que volvamos a mirar hacia él y apostemos por su tierra… lo demás, fuegos artificiales, que se esfuman a la menor dificultad como nos ha pasado… Ni más, ni menos… Eso.