Falsas y vanas ilusiones

No quería hablar sobre esto, pero no me queda más remedio al ver la cantidad de afirmaciones y tonterías que se publican estos días que dicen y afirman que la recesión y los problemas de España y también del resto de naciones de Europa se irán solucionando en el 2014 ¿?¿? Entiendo que el voluntarismo de todos los dirigentes que componen esa unión un tanto irreal y artificiosa que es la Comunidad Europea, ante un problema tan acuciante, que cada mes que pasa se acentúa y se agrava un poco más, traten todos de imbuirnos un poco de ilusión… La verdad es que sus afirmaciones creo que las dicen hasta convencidos ya que no les cabe en la cabeza y no pueden asimilar que “sus” naciones, que fueron siempre el espejo en el que tenía que mirarse “todo el orbe cristiano” … y no cristiano…, estén casi todas pasando y sufriendo problemas que eran impensables hace unos años. No aceptan en su fuero interno el que en estos momentos Europa, que siempre fue “el epicentro del mundo civilizado”, cada año que pasa se vaya diluyendo, perdiendo protagonismo y empequeñeciendo ante el auge y el dinamismo de todos aquellos países que eran “el furgón de cola” de un mundo en constante evolución…

No entiendo, desde mi perspectiva, el que nadie quiera ver, sobre todo en los países mediterráneos como Portugal, España, Francia, Italia, Grecia o Chipre, que el colapso que sufren sus economías no es momentáneo ni puntual y que no se soluciona solamente con buenas palabras y con deseos de que pronto “van a venir tiempos mejores” … No, lo siento, el problema de fondo que nadie quiere ver ni aceptar es que (por lo menos aquí en España) ya no se produce casi de nada; lo dije aquí en una ocasión: el 80% de la ropa que vestimos se fabrica fuera, con el calzado pasa lo mismo y los demás bienes de consumo ídem de ídem… Las empresas cierran porque lo que producen no puede competir y se van a otros países a fabricar… eso es así… es incontrovertible… es lo que hay… Lo estamos viendo todos los días… eso… yo me pregunto: ¿no lo ven los dirigentes y la pléyade de asesores que les rodean?… eso… ¿no lo ven los economistas que dirigen o asesoran a las grandes empresas y a los bancos?… Yo creo que lo ven, pero no tienen el suficiente coraje para proclamarlo y decirlo en voz alta… piensan que es mejor enmascarar esa realidad con “apaños” y con medias verdades, creen que así la gente se va conformando, se va acostumbrando… y que ya “escampará” … ¡Es increíble la falta de sentido común!… La ecuación a resolver es de una sencillez meridiana… si se compra y se importa casi todo, las pequeñas y medianas empresas cierran. No hace falta ser un lince para saber que la producción y fabricación de cualquier bien, el que sea, es lo que crea “riqueza” y puestos de trabajo… Si esto no se tiene en cuenta y los dirigentes no son capaces de verlo es que están asentados y colocados y “disfrutando a la diestra del Dios Padre”; así no hay manera y, por ende, si nosotros, el ciudadano de andar a pie, nos cegamos comprando todo lo que nos echen porque es barato y porque ahorramos dinero… lo que estamos, a lo tonto, es cavando nuestra autodestrucción… Cada vez hay menos empresas, tienen que cerrar, mirad sino y daros una vuelta por Ponferrada o por León o por cualquier ciudad de España, el cierre es ya masivo… Si no hay empresas no hay trabajo, cada día más paro y cada día un poco más pobres…

A eso hay que añadir otro gran problema de nuestra España, que son las políticas sociales, que son totalmente necesarias e insuficientes en muchísimos casos pero que hay que analizar en profundidad para ayudar a quien lo necesite de veras. Las matemáticas no fallan, no hay dinero para todo ni para todos, seguro que ni si quiera recuperando el dinero “distraído” en paraísos fiscales… Y ¡ojo! ¡Atención al parche!… la solución nunca pasa por endeudarse cada vez más, aunque baje, como dicen continuamente, la prima de riesgo… al final… esa solución no es ningún consuelo, porque más pronto que tarde será tan grande el peso de esa deuda que va a ser imposible poder afrontarla… Si no queremos dejar hipotecados a nuestros hijos, no nos quedarán más cojones que trabajar y enfrentarnos al problema con sacrificio, sudor y lágrimas. Lo demás… fantasías y falsas ilusiones… no hay más…