You are currently viewing Mencía 50 Aniversario 2017, un vino para celebrar medio siglo

Mencía 50 Aniversario 2017, un vino para celebrar medio siglo

Como no podía ser de otra manera, nuestro 50 aniversario, la celebración del medio siglo de Prada A Tope, se merecía un vino a la altura. Un vino elaborado para festejar este año único. Por eso, en Palacio de Canedo hemos lanzado nuestro Mencía 50 Aniversario. Un tinto espectacular que presentamos durante la clausura de la charla de Pau Roca en el Palacio de Canedo

Durante la clausura del acto se ha presentado el Tinto del 50 Aniversario, un vino conmemorativo por este medio siglo de Prada A Tope. Este vino, elaborado con tinta mencía procedente de la viña El Picantal de Palacio de Canedo de la cosecha 2017, una añada en la que se heló parte del viñedo, pero el “empeño de Prada por plantar la viña del Picantal a esa altura hizo que se salvara y pudiéramos elaborar este vino”, tal y como ha explicado Flor Bonet. “Este vino representa esa fuerza, esa redondez y esa unión que tenemos que tener todos”, ha señalado Flor.

Además, José Manuel Ferreira, enólogo de Prada A Tope, ha querido destacar las particularidades de la añada 2017 destacando que este fue para el viñedo “un año complicado, heroico, un año que tuvo una influencia clara continental que se refleja en el vino”.

Y es que si este vino es puro Bierzo es en parte también por las características de las viñas en las que crecen las uvas que se han utilizado en su elaboración. Tal y como señala Ferreira, “el Picantal es el viñedo que mayor personalidad, que mayor diferenciación tiene de todos los viñedos de los que dispone el Palacio de Canedo. Es un viñedo singular que se alza a casi 800 metros de altitud y que recoge gran parte de todo el paisaje. Se está empapando de todo El Bierzo durante los 365 días”.

En cuanto a su cata, el enólogo de Prada A Tope señala que este vino a simple vista “presenta un bonito color cereza picota en el que aparecen todos los matices de la mencía y se denota el paso del tiempo”. A la hora de pasarlo a nariz, José Manuel Ferreira lo define como “un vino fino, un vino muy interesante, muy balsámico y en el que se encuentran esa jara y esas hierbas aromáticas que crecen a pie de viñedo. Pero la principal característica es que es un vino fresco y muy balsámico”. Por último, “en boca es un vino en el que aparece gran parte de la fruta y que tiene mucha tensión, es un vino con longitud. Tiene un tanino muy interesante, pero el vino todavía tiene una vida al alza, tiene que dar de sí lo mejor, va a crecer y a criarse y perdurar en el tiempo”.

En definitiva, un vino para celebrar este 50 aniversario. Recordad que podéis conseguirlo en https://latiendadepradaatope.es/