You are currently viewing Invierno: la poda llega a los viñedos

Invierno: la poda llega a los viñedos

Con la llegada del invierno y la bajada de las temperaturas, en Prada A Tope llevamos a cabo un proceso muy importante para nuestros viñedos: la poda en seco. Como no podía ser de otra manera, en Palacio de Canedo llevamos a cabo la poda a mano, con tijeras, goma y serrucho, como toda la vida, respetando nuestros preceptos de viticultura ecológica. Y es que tenemos claro que solo cuidando al máximo el viñedo, la naturaleza nos da lo mejor de sí misma. Pero, ¿en qué consiste este proceso y por qué es tan importante?

La poda en seco es el proceso por el que realizamos cortes en la planta para dejar solo las yemas necesarias de cara a la próxima vendimia. De esos cortes dependerá la distribución de los racimos, algo fundamental tanto para tener en cuenta la cantidad de uva que queremos que dé la planta como lo sana que crecerá. Y es que en función de esa distribución crecerán más o menos aireados y sanos. La carga de la cepa también será muy importante ya que va a influir en la maduración y la concentración de las uvas y, por tanto, de los vinos. Por eso, es muy importante llevar a cabo la poda pensando en los vinos que queremos conseguir en esa añada.

En Prada A Tope aplicamos al máximo ese precepto gracias a la vinificación por parcelas, tratamos cada zona por separado teniendo muy claro lo que buscamos de la viña. Además, esta separación nos permite tener claras las necesidades de cada parcela, adaptando a ellas procesos como la poda.

Eso sí, es importante tener en cuenta que cada planta, aunque se encuentre dentro de una misma parcela, es individual y, por eso, hemos de adaptar cada proceso. Tenemos que fijarnos muy bien en las particularidades de cada cepa para, por ejemplo, no sobrecargar a una planta algo más débil o que se ha adaptado un poco peor al terreno.

Y, por último, ¿por qué la poda se lleva a cabo en invierno? El motivo es muy sencillo: proteger a la viña. Con las bajas temperaturas la planta concentra sus nutrientes en la raíz para sobrevivir y, es por eso, que al hacer cortes en los sarmientos no la dañamos.

Como sabéis, cada proceso es único e importante en el viñedo. En Prada A Tope tenemos claro que es fundamental llevarlos a cabo con dedicación y mimo para poder seguir ofreciéndoos vinos de la máxima calidad. ¡Así llevamos haciéndolo 50 años!