Demencial…

Hace ahora un mes, más o menos, creo que fue el domingo 5 de mayo, fuimos a andar mi hijo Manuel y yo, lo hacemos muy a menudo, no llevamos mochila ni nada, íbamos a «cubrir la mañana»… salimos de Canedo hacia Campelo, de allí hacia Arganza y San Miguel de Arganza, para continuar a San Juan de la Mata, pero antes paramos en las ruinas de su «iglesia vieja», destruida y quemada durante la guerra del 36. Tuvo que ser un edificio precioso… Manuel se subió a la torre del campanario, que aun se mantiene en pie, me dio envidia y subí yo también. ¡Qué belleza de ejecución!, ¡qué diseño! y a la vez qué sobriedad… Estando los dos allí arriba, encima de aquellas piedras, que a pesar del abandono aún se mantenían en pie, contemplando el valle y el pueblo de San Juan me vino a la mente, a pesar de no haberla vivido, aquella contienda en la que se enzarzaron los españoles. Hubo unos años que España estaba partida en dos mitades, unos por una causa, otros por otra.. ese enfrentamiento sólo le faltaba que saltase una chispa y una vez que saltó ya no se podía parar hasta la «derrota de uno de los bandos» ganase el que ganase las consecuencias posteriores serían más o menos igual… ¡que nadie se llame a engaños!. .. era demasiado el odio acumulado durante aquellos fatídicos tres años… Este razonamiento me vino así de pronto allí subido en las ruinas de aquella iglesia… en aquel momento me di cuenta que los españoles somos incorregibles y, mal que bien, entendí aquel enfrentamiento. Lo que no entiendo ni acepto es que hoy, después de más de 70 años, aun haya mucha gente que hurgue en aquel desastre, porque fue un desastre en toda regla para todos los españoles, unos más que otros… ya lo sé, digo que aún anden removiendo el rescoldo de aquella gran hoguera… (?) Aquel enfrentamiento bestial, tenía y debía de servir como experiencia imborrable para tratar de convivir y salir adelante todos, en vez de seguir tirándonos los trastos a la cabeza. ¡Es increíble! Así, no vamos a ninguna parte… Mirad si no, el espectáculo de nuestros dirigentes: el enfrentamiento sigue siendo brutal, cuando en este momento difícil en el que todo dios tenía que tirar del carro, todo el mundo se llama a andana. Nadie, gobierno, oposición ni sindicatos quieren perder ni un milímetro de sus prerrogativas, ¡de eso nada…! y así, no hay manera… No hemos aprendido nada… ¡es una pena..!

Uf… soy incorregible, me puse a escribir esta nota para contar lo que vimos Manuel y yo una vez que pasamos San Juan y ya veis… iLo que pueden enseñar unas piedras que, a pesar de nosotros los hombres, siguen estando ahí como ejemplo de la incoherencia y la falta de memoria de todos los españoles… A lo que iba, de San Juan subimos a Cueto, íbamos a seguir hasta Cabañas pero empezaba a llover, optamos por bajar hacia Magaz de Abajo, por ese valle que es de una fertilidad exultante… seguía lloviendo… Un ganadero que tiene allí sus establos nos dio cobijo… Fue un placer escuchar sus explicaciones y su saber sobre el ganado vacuno. Una buena enseñanza para Manuel y bueno… también para mí, «cada uno sabe lo que sabe»… La lluvia había parado, enfilamos valle abajo… todo contentos. Lo de las vacas fue una lección magistral, pero duró poco el regocijo… pues, ante mi asombro, vimos dos fincas plantadas de eucaliptos… pensé que sería una metedura de pata de algún vecino de Magaz, de Cuete o de Arganza… No me lo podía creer… ¿aquí, en el epicentro de El Bierzo, fincas plantadas de eucaliptos? No podía ser… hasta Manuel, que vive estas cosas, alucinaba… ¿Cómo es posible que precisamente aquí se le ocurra a alguien plantar eucaliptos…? ¡No puede ser! Más adelante vimos otras fincas que estaban cercadas con alambradas y dentro montones de deshechos de madera. Pregunté… «Sí, los de la Ciuden, alquilaron hace tres o cuatro años fincas a los propietarios para plantar eucaliptos y producir biomasa»… (?) No, no lo entendía… ¿La Ciuden plantando eucaliptus aquí en el Bierzo? Me pareció en aquel momento demencial. ¿Cómo es posible…? Después ya me aclararon que habían cortado todos los árboles y los habían triturado para, decían, hacer biomasa… ¡Cuánto dinero tirado a la buena de Dios! Pero bueno reconozco que re accionaron a tiempo y ya subsanaron el error ¡menos mal!; espero que no se les ocurra plantar más árboles de esa especie. Los bercianos les daremos las gracias por ello… Lo malo es que hay empresarios madereros que están plantando a diestro y siniestro eucaliptus en cualquier sitio y en cualquier lugar del Bierzo. Esto sí que es jodido, ya que ellos van siempre a lo suyo… y no les importa ni poco ni mucho el deterioro y el empobrecimiento de nuestra tierra, actúan tal cual se propugna en cualquier manual de creación de empresas: a saber, mínima inversión y máxima y pronta rentabilidad, ese, es el paradigma del «buen empresario» (?) Es una pena pero es lo que hay…

Alcaldes, juntas vecinales, pedáneos, tú, yo, el otro y el de más allá o cambiamos esta dinámica de actuación o se nos esfuma y se nos va de las manos nuestra tierra de la que tanto presumimos ¡Qué vergüenza! El Bierzo poblado de eucaliptus… ¿Hacia dónde vamos…?