Cuba y Corea: ¿El paraíso?

El otro día, echando una ojeada al periódico, leía que en un acto celebrado en Rivas Vaciamadrid en recuerdo del disidente cubano Oswaldo Payá, en el que participaba Esperanza Aguirre, varios cubanos procastristas se manifestaban allí con proclamas de: “viva Cuba Libre”, “Cuba es y será ejemplo de dignidad”; le llamaron ¡cómo no! “fascista” … no sé lo que les contestó, me imagino que lo haría sin pelos en la lengua… El incidente es uno más de los que nos depara la diversidad y heterogeneidad que vivimos en España desde la transición… entiendo y comprendo esa defensa del castrismo de una parte de los cubanos que viven allí instalados, colaborando y disfrutando del férreo, duro, inquisidor y dictatorial Régimen al que tiene sometida a toda la Isla Fidel Castro desde hace ya más de 50 años; lo que no entiendo ni aceptaré nunca es que haya políticos de aquí “con mando en plaza” que defiendan o aplaudan ese Régimen y lo pongan casi como modelo de convivencia… y lo que ya no me cabe en la cabeza es que haya, sobre todo, “artistas” y gente pseudointelectual que presumen de liberalidad, que se les supone una mínima capacidad de raciocinio y equidad… que apoyen “sin resquicios” y sin ningún pero al clan familiar de los Castro¿?¿?. Hace más de 15 años que ya manifestaba yo en La Crónica que Fidel Castro y su Régimen estaban ya viviendo y vegetando de las rentas de aquella Revolución que fue en principio necesaria, valiente y arriesgada y ante la cual había que “levantar el sombrero” como así lo hicieron una parte muy importante del mundo occidental y, por supuesto, todos los países dentro de la órbita del “telón de acero”… Aquella afirmación mía, alguien me la rebatió: ¿qué derecho tenía yo para juzgar y criticar la política del Castrismo?, derecho desde luego ninguno… ¿razones? pues sí, siendo ecuánime y viendo las cosas que sucedían en aquellos años: La caída y la desintegración de los países de la órbita de Rusia, el cambio que se iba produciendo en China, y sobre todo, el “deshinchado” de todos los partidos comunistas de occidente o sin ir más lejos aquí en España se había desmantelado la dictadura de Franco y se vivía en una democracia aun sin “ajustar” pero que ya se disfrutaba plenamente, sin cortapisas… Todo ese cambio no se veía por ningún lado en Cuba… había que estar muy ciego para no vislumbrarlo… De todas formas, como nunca me gustó hablar ni dar mi parecer “de oídas” o “por dichos” o por opiniones ajenas… hace 4 años nos fuimos a Cuba, Flor, Manuel y yo, a pasar ocho días allí, La Habana, Santiago, Camagüey, Varadero… Desde ese momento empecé a tomar conciencia y a comprender a los políticos y “artistas” que defienden el Castrismo… Cuando van invitados, les recogen del avión, y ya, directamente a la zona residencial donde viven los jerarcas del Régimen para alojarlos allí a cuerpo de rey… Los “conducen” por sitios y lugares de “buen ver”. Todo se les presenta como “muy maravilloso”. No faltan nunca a la cita del “Tropicana”, que no es lo que era, pero sigue siendo el lugar por el que hay que pasar para conocer y disfrutar… En los días de su estancia todo se lo dan resuelto, no faltarán puros Cohíbas ni Montecristos… no faltará ron… no faltará nada… sobrará de todo… “como en una boda”. ¡Hala! todo a tope… ¡Claro! cuando ese artista o político de turno se vuelve a España viene “henchido de placer” … ¡Uf! “Aquello… es… la hostia”, defienden que Cuba es un paraíso gracias a la Revolución que aún mantiene viva Fidel y su hermano Raúl; y que allí se vive de puta madre…

¿Entendéis ahora quienes defienden y porqué bendicen al castrismo?

Decía que cuando fuimos allí lo que vimos fue otra cosa… nada que ver con la apariencia oficial… nada. Aquella es la dictadura por antonomasia, creo que no hay otra tan rígida ni que coarte tanto al individuo en todo el mundo… bueno… si exceptuamos la de Corea del Norte…

Esto que digo nadie me lo puede rebatir, pisamos y recorrimos muchos sitios, lo vimos con nuestros propios ojos… Allí hay pobreza… allí el que se mueva fuera del dictado del Régimen lo tiene muy crudo… La gente o se adapta a las directrices marcadas o tiene que vivir en un continuo sobresalto… Nadie es dueño de nada… y como tal, nadie tiene ilusión por trabajar ni por crear ni crecer… y la verdad es que es una pena porque conozco cubanos que cuando salen de allí son unos verdaderos y exitosos emprendedores… Me imagino a Cuba en libertad, de verdad, sería una nación próspera y modélica porque materia prima para serlo no le falta, más bien le sobra…

Que nadie os venga con cuentos…Todos esos que defienden al castrismo tenían que vivir allí un año como un ciudadano más, ya veríais como sus alabanzas se convertían en lanzas…

Por eso me jode tanta tontería y tanta falacia… tratando de convencernos de lo que no es… ¡ojo! yo defiendo que la Revolución Cubana, en su momento, fue digna de alabanza, pero hoy es como “la muerte andando” … ni más ni menos…