Buenas sensaciones

Estoy casi sorprendido de cómo se está desarrollando este mes de agosto, si te das una vuelta por Cacabelos (lo poco que voy) ves las terrazas del centro atiborradas de gente de todo tipo y condición. Si vas a los supermercados, me dice Flor que están a Tope. El otro día decidimos tomarnos un día de descanso y nos fuimos a Ribadeo para que Manuel se bañase en la Playa de las Catedrales. Salimos el lunes a última hora para dormir allí. Nos las vimos y deseamos para encontrar sitio, al final lo encontramos, pero casi haciéndonos un favor… a la mañana, sobre las once, íbamos todos decididos para bañarnos y descansar allí en la playa, nos costó dios y ayuda el aparcar con el coche… ¡increíble!… aquello parecía Hollywood… gente por todos los lados. En las Catedrales no pudimos bañarnos, fuimos a otra playa y allí pudo Manuel disfrutar del agua y nosotros dormir y descansar, aguantando el sol que, por cierto, pegaba de lo lindo… Cuando fuimos a comer me sorprendió también ver la gran oferta que hay de restaurantes para escoger (hace unos años eran escasísimos), el caso es que había afluencia de clientes, había “vidilla”, se veía “alegría” en la gente… Estoy hablando de esto porque de alguna manera corrobora lo que estaba observando estos días en nuestra casa de Canedo. Agosto está funcionando bien… nos está sorprendiendo gratamente, el flujo de gente de todas las regiones de España: de Galicia, Catalanes, del País Vasco, de Santander, Asturianos, Madrileños, Valencianos…y una cosa curiosa: mucho extranjero, Franceses sobre todo… La verdad es que es agradable ver que el personal, en general, está saliendo de la apatía y la tristeza que imperaba en estos últimos tiempos…

No cabe duda de que es un buen síntoma que genera buenas sensaciones y que todo ya no se ve tan negro negrísimo como se veía, hasta ahora, algo es algo…

Con esto no quiero decir que todo el tinglado de la economía vaya para mejor, de eso nada… sería muy arriesgado ya que esta pequeña bonanza en el comportamiento de la gente viene dado,  porque agosto es agosto…como siempre…eso es innegable… pero siendo esto cierto, pienso que en estos tres años de carencias, las familias que estaban mal no gastaban ya que no podían hacerlo, eso está claro… y también pienso que los que tenían y tienen sus dineritos ,sus ahorros, que hay muchos no lo dudéis, en aquellos momentos no  gastaban un duro por temor a lo que pudiera pasar, estaba todo tan mal que había que “apalancar”, por si vinieran mal dadas…

¿Por qué ahora se ve el firmamento un poco más claro?… pues ciertamente no lo sé, colijo que aquellas familias que no podían antes, ahora siguen en las mismas condiciones … no pueden gastar, pero aquellas otras que tienen dinero, poco o mucho, lo están, lo quieren “usar” ya que piensan, no sin razón, que es mejor disfrutar de lo que aún tienen, no sea que el diablo se lo lleve por otro lado.., llámese hacienda con su voracidad insaciable , llámese bancos con sus hipotecas leoninas y sus famosas “inversiones preferentes”… en que te vendían un burro volando…y después para recochineo te exprimían y te exprimen hasta el último estertor…es igual que seas buen pagador de toda la vida, te van a joder siempre…

Como decía, ese mínimo despertar de la economía de estos días se debe sustancialmente a ese pequeño ahorrador que está hasta las narices de que lo chuleen y se rían de él… No hay más Secretos… que nadie os venga con dogmatismos fatuos. Todo es más sencillo, es elemental… de cartilla de párvulos… Eso…